Ben Hogan: El jugador del swing perfecto

por | 07/12/2015

Hoy en día muchos toman a este ex golfista estadounidense como ejemplo para mejorar y su vida dentro del circuito es digna de reconocer porque aparte de sus títulos se repuso de un grave accidente para seguir con la práctica de este deporte.

El 13 de agosto de 1912 nacía en Texas, Estados Unidos uno de los golfistas que se caracterizó por marcar un estilo de juego, Ben Hogan. Muchos consideraban que su swing era perfecto, por ello hoy varios profesionales lo toman como ejemplo para mejorar esa parte del juego.

En 1929 con 17 años se convirtió en profesional, aunque en el circuito PGA entraría recién en 1932.

La década del ‘40 marcaría la llegada de Hogan a lo más alto, aunque estuvo un par de años fuera del golf por la Segunda Guerra Mundial. Pero finalmente ganaría dos torneos muy importantes como el Campeonato de la PGA en 1946, 1948 y el Abierto de Estados Unidos en 1948, siendo los primeros tres títulos majors en su carrera.

Cuando todo empezaba a ser en alza para este golfista, sufrió un accidente automovilístico grave y los pronósticos le daban una parálisis que lo dejaba fuera de los campos. Sin embargo Hogan pudo seguir participando en torneos, aunque con menor frecuencia.

Su primer gran título luego del accidente fue en el US Open en 1950 y un año más tarde se consagraría bi-campeón de aquel major. Aparte en 1951 conseguiría el Masters de Augusta que nunca había ganado hasta el momento.

Todos se sorprendían con lo bien que seguía jugando Ben Hogan a pesar de que sus piernas no resistieran mucho. En 1953 cerraría un año enorme consiguiendo The Masters, el Abierto de Estados Unidos y por primera vez el British Open, para completar así la lista de los 4 majors que incluye el circuito.

Ben Hogan completó un total de 63 títulos en toda su carrera y en 1974 sería incluido en el Salón de la Fama. El 25 de julio de 1997 falleció, pero dejó en el mundo del golf su estilo, su voluntad luego del accidente y los éxitos que lo convirtieron en un grande de verdad.

Ben Hogan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *